Utilización de los instrumentos

Utilización de los instrumentos

En primer lugar quiero decir que considero necesario disponer de todas las láminas alteradas porque tenerlas amplia las tonalidades con las que se puede tocar.

El uso que hago de los instrumentos está en función del carácter de la obra a instrumentar así como de las posibilidades tímbricas y rítmicas que tienen los distintos instrumentos.

En las partes de los xilófonos y metalófonos altos y sopranos hay escritas dos notas. Lo ideal es que las toque la misma persona, pero en el caso de no tener suficiente habilidad para hacerlo, toca cada una de ellas una de las dos personas que tocan este instrumento.
No soy partidario de escribir melodías demasiado complicadas para interpretarlas con los instrumentos de láminas por la dificultad que supone leer una partitura con estos instrumentos, a no ser que en la clase tenga algún alumno que pueda, en un plazo razonable, tocarlo bien.

En este apartado intentaré explicitar por qué y para qué utilizo los instrumentos de los que disponemos en el aula, sin dejar de recordar que esta es unamanera de utilizarlos, no lamanera.

Cuestiones técncas
Mi formación como percusionista me ha dado a entender que no tenemos aque tener muchas pretensiones sobre las capacidades de dominio técnico por parte de nuestros alumnos. El necesario tiempo de dedicación y estudio para controlar los aspectos técnicos de los instrumentos de percusión me hace ser realista sobre las posibilidades de progreso que tenemos en una aula con 25 o 30 alumnos (cuando no son más) y con la dedicación horaria que tiene nuestra asignatura. Entonces quizás sea más conveniente enseñar:
- Qué es lo que nohay que hacer.
- Cómo se cogen las baquetas
- Cómo se cogen y se hacen sonar los instrumentos.
- El movimiento continuo.

Los carillones
Tengo que decir que en las instrumentaciones que hago, normalmente sólo utilizo un carillón, que puede ser indistintamente, el soprano o el alto.
Utilizo los carillones para:
- Toques rítmicos de color
- Refuerzo de la melodía
- Juegos de color tímbrico con el triángulo o con otros metales.

Los metalófonos
Utilizo los metalófonos para:
- Hacer la armonía de la obra en cuestión. La disposición de las distintas notas del acorde la distribuyo teniendo en cuenta la proximidad de las notas a interpretar por cada voz (pensando en las dos posibilidades: las dos notas las toca la misma persona o cada nota una persona distinta). Haciéndolo así, en ocasiones se hacen enlaces que los libros de Armonía consideran que no tienen que hacerse, pero ¿qué le vamos a hacer?.
- Hacer notas largas (por la resonancia de las láminas).
- Intento no hacer notas demasiado juntas porque se mezcla el sonido de las láminas que percutimos. Hay que tener en cuenta que su hermano mayor (el vibráfono) tiene un pedal para apagar el sonido de las láminas que no se quiere que se queden sonando, además de estudiarse, como uno de los elementos que componen la técnica de este instrumento, apagar el sonido de las láminas con las baquetas sin que se note.
- Por el mismo argumento del punto anterior procuro no hacer melodías con los metalófonos.
- A pesar de lo que acabo de comentar, hay casos en los que sí que los he utilizado para hacer melodías: en instrumentaciones de obras a cuatro voces en las cuales las dos primeras pueden interpretarse con el flabiol y, para mantener la distancia entre las voces, el tenor con el metalófono alto y el bajo con el metalófono bajo. En estos casos puede pegar un trozo pequeño de trapo o de un kleenexpara matarle la resonancia.

Los xilófonos
Utilizo los xilófonos para:
- Hacer la armonía. Sobre la disposición de las notas del acorde y el hecho de tocar una o las dos notas escritas nos sirve la explicación anteriormente hecha en el apartado de los metalófonos.
- En los xilófonos alto y soprano utilizo las mismas notas que en los metalófonos alto y soprano.
- Con los xilófonos hago figuras rítmicas que refuerzan el ritmo de la canción. Estas figuras rítmicas no son demasiado complejas porque se persigue que el alumno toque las dos notas que el instrumento tenga asignadas. Hay diferentes posibilidades:
- Hacer un ritmo que también es tocado por algún instrumento de percusión de altura no determinada.
- Hacer una figura rítmica distinta y complementaria a la que se interpreta con los instrumentos de altura no determinada.
- Utilizar estructuras rítmicas de la melodía ( en el mismo momento en que aparece en la melodía o en otro)

El bajo
Hay que hacer una referencia específica sobre el bajo porque lo que he comentado en los apartados de metalófonos y xilófonos estaba refiriéndome a los sopranos y a los altos.
La parte del bajo es el fundamento armónico y también rítmico de la instrumentación hasta el punto que una instrumentación en la cual sólo se toque el bajo tiene que funcionar. De ahí se deriva el hecho de que si se monta la instrumentación por partes, es decir, sin repartir de entrada todas las partes, la primera es el bajo y sobre el bajo se va construyendo el resto.
En las armonizaciones de las obras que instrumento utilizo, generalmente, los grados principales de la tonalidad en la cual se está trabajando , poniendo en el bajo la nota fundamental del acorde.
El carácter de la melodía o el tipo de instrumentación que pretenda me hará decidir por utilizar el xilófono, el metalófono o los dos.

Las baquetas para las láminas
Hay que empezar este apartado diciendo que el uso de unas u otras baquetas depende del gusto de cada uno. Me interesa dispones de un material que me ofrezca una amplia gama de distintas sonoridades en los instrumentos que tenemos en el aula. Lo ideal sería encontrar unas baquetas que hicieran que las láminas desafinadas o sordas tuvieran un sonido aceptable, pero éstas aún no las conozco.

Podemos hablar de diferentes tipos de material:
- Las que tienen la bola cubierta con lana: la lana amortigua el golpe de la bola de la baqueta. Las utilizo, fundamentalmente, para el xilófono bajo.
- Las de la bola de goma blanda: Las llamo multiusosporque sirven para tocar cualquier instrumento. Generalmente las utilizo en todos los metalófonos,incluído el bajo, y en los xilófonos altos. En el xilófono el resultado que se produce es un sonido dulce que imita el de la marimba. También las utilizo, en ocasiones, con instrumentos de membrana de plástico.
- Las de la bola de goma dura: El sonido es más duro que con las anteriores pero sin llegar a ser estridente. Las utilizo para tocar las notas agudas del xilófono soprano (con las de goma blanda suenan poco) y si quiero un ataque más duro.
- Las baquetas con la bola de plástico: Tienen un sonido muy penetrante y mucho más duro que las de la bola de goma. Utilizadas en los xilófonos altos y sopranos imitan el sonido del xilófono de la orquesta sinfónica (en el xilófono bajo el sonido es excesivamente estridente); en los metalófonos tienen un ataque muy definido y una sonoridad no tan dura como los carillones. También las utilizo, a veces, para tocar instrumento de altura no determinada como los temple blokcs o las cajas chinas.
- Las de la bola metálica: Son de uso exclusivo para los carillones; utilizadas en las otras láminas pueden romper las de los xilófonos y marcar las de los metalófonos. Por eso, en mi aula no están en el lugar del que los alumnos cogen las baquetas cuando tienen que tocar las láminas, sino en otro lugar donde los alumnos no pueden acceder directamente.

Hay que matizar que el sonido que se consigue con unas baquetas depende también de la persona que toca, por ejemplo, pueden sonar más duras en el mismo instrumento las de goma blanda tocadas por alguien que toca con seguridad y energía que las de goma dura tocadas don timidez o miedo.

Los instrumentos dede percusión de altura no determinada
La cantidad de estos instrumentos que utilizo depende de:
- El número de alumnos que hay en el grupo
- El carácter de la melodía.
- El tipo de instrumentación que intento hacer.

Para explicar cómo decido cuáles son los que utilizaré los clasificaremos en tres grupos:
- Pieles/membranas: bombo (Bb), timbal (Tim), pandero (Pd), tabal (Tab), bongós (Bg), etc.
- Maderas: claves (Cl), güiro (Güi), temple blocks (T.B.), caja china (C.X.), maracas (Mar), etc.
Metales: triángulo (Tri), plato (Pl), crótalos (Cró), campanas (Cam), pandereta (Pdt) -prefiero ponerla aquí aunque también tiene membrana-, etc.

Lo que suelo hacer es escoger, al menos, uno de cada grupo, con lo cual tenemos:
- Una piel grave (con resonancia) que puede hacer lo mismo que el bajo o otra cosa distinta. En este caso se tiene que pensar de modo que el bajo y esta voz sean complementarias.
- Un instrumento de madera para hacer golpes cortos.
- Otro de metal para hacer sonidos largos.
La membrana, al ser el instrumento más grave, hace de fundamental y las madera y los metales añaden juegos rítmicos y tímbricos.

Hay que decir que, para utilizar estos instrumentos también tengo en cuenta:
- Si se usa una baqueta o dos (implica que se puedan hacer figuras rítmicas más o menos rápidas).
- Si se toca con la mano (los panderos los tendríamos que tocar con la mano, pero los que tenemos en clase tienen un aro de metal de modo que si tocas con la mano puedes hacerte daño).
- Las posibilidades de cada instrumento.
- Las capacidades de los alumnos.

Sobre cómo los combino entre ellos:
- Se hace un esquema rítmico y después se reparten las partes enter los instrumento utilizados.
- Se hace un ritmo base.
- Hay un ritmo base y otros instrumentos lo adornan.
- Se hacen juegos imitativos entre algunos de los instrumentos utilizados.

Publicado en El rincón del profesor y etiquetado , , , .
David Reig Delhom

David Reig Delhom

1’80 de altura; calzo un 44; camiseta talla XL; unos 85 kgs. En función de la temporada; llevo gafas y el pelo largo. Además doy clases de música en secundaria desde hace 24 años, los últimos 19 en el IES Sanchis Guarner de Silla (València), donde dirijo un coro; participamos en el proyecto Com Sona l’ESO y muchas más actividades que realizamos desde el instituto; también soy socio de AULODIA, la asociación de profesores de música de primaria y secundaria de València; y estoy empeñado en difundir nuestra música tradicional porque creo, como muchas otras personas, que disponemos de un patrimonio musical y cultural inmenso, grandioso, colosal, extraordinario y casi infinito tanto en calidad como en cantidad. Por eso se me ocurrió la realización del proyecto Canta, toca i balla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Audioart Ediciones | Rafa Monllor .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Iberian Internet Bussiness.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.