Selección del repertorio

Selección del repertorio

Se trata en este punto de explicitar los motivos que, en un momento u otro, me llevan a elegir una determinada melodía para trabajar en clase.

El más importante de todos es que la melodía que elija para instrumentar, así como el arreglo realizado, tienen que adecuarse al nivel que tenga el grupo e alumnos con el que se va a trabajar. De otro modo estamos condenados a hacer una magnífica instrumentación para guardarla en el cajón de la mesa del despacho.

Otro de los criterios que utilizo para confeccionar mis instrumentaciones es que la melodía elegida tiene que poder tocarse sin demasiada dificultad con el flabiol. Para mí es el instrumento fundamental a la hora de enseñar a leer partituras: no es caro, es fácilmente transportable, pueden llevarlo a casa y a clase todos los día y así estudiar en casa, y tiene suficientes potencialidades para desarrollar lo que se pretende.

La instrumentación realizada tiene que poder montarse en una o dos sesiones de trabajo con los alumnos; de otro modo se hace pesada y, si no se obtienen unos resultados satisfactorios en un plazo razonable de tiempo, no tiene el efecto deseado.

La instrumentación realizada tiene que servir para introducir o reforzar los elementos de lenguaje musical que se estén trabajando: figuras rítmicas, ampliación del ámbito melódico, introducción de alteraciones, trabajo de algún intervalo concreto, etc. Elaborar las propias instrumentaciones permite trabajar en cada momento los elementos que se consideren oportunos para el desarrollo de la programación que nos propongamos.

Una nueva instrumentación también puede servirnos para introducir o explicar conceptos que interesa trabajar en un momento determinado, por ejemplo explicar qué es una monodia, el concepto de polifonía contrapuntística, etc.

También se da el caso de instrumentar una determinada pieza porque el tema que estamos trabajando se adecua a la melodía que hemos elegido, por ejemplo cuando se elige una determinada canción para el Día de la Paz, o cuando se está estudiando el tema de la música en la publicidad, etc.

Otro aspecto que tengo en cuenta es la posibilidad de hacer audiciones del tema instrumentado después de haberlo trabajado en clase. Mi trabajo en clase incluye, en ocasiones, la grabación de la instrumentación interpretada por los alumnos y la posterior audición tanto de lo que seha tocado como de una versión interpretada con los instrumentos originales para los que se había hecho la composición correspondiente. Hay que recordar que lo que hago en las instrumentaciones es un arreglo, una adaptación de una obra pensada para ser interpretada con un grupo instrumental distinto al que compone la orquesta del aula.

Cuando se instrumental danzas es fundamental saber cómo se bailan o conocer a alguien que lo sepa. Esto determinará cuestiones importantes si pretendemos que la instrumentación nos permita trabajar también la danza con nuestros alumnos: la cantidad de veces que se toca, el tiempo que se necesita para cambiar de figura al final de una parte, si se necesita o no una introducción al principio y cuánto tiene que durar, si cuando se repite se vuelve a tocar la introducción o no, etc.

Existe tal cantidad de melodías en el mundo que hay un elemento importante que tiene que cumplir la melodía escogida: tiene que gustarme. También hay ocasiones en las que he instrumentado obras propuestas por los alumnos.

Por lo tanto, creo que he acabado convirtiéndome en una especie de recolector de melodías interpretables con el flabiol, las cuales voy poniendo dentro de una carpeta donde suele haber lista de espera (y en ocasiones overbooking) de la cual van saliendo en función de las necesidades que tengo en un momento determinado.

Publicado en El rincón del profesor y etiquetado , , , .
David Reig Delhom

David Reig Delhom

1’80 de altura; calzo un 44; camiseta talla XL; unos 85 kgs. En función de la temporada; llevo gafas y el pelo largo. Además doy clases de música en secundaria desde hace 24 años, los últimos 19 en el IES Sanchis Guarner de Silla (València), donde dirijo un coro; participamos en el proyecto Com Sona l’ESO y muchas más actividades que realizamos desde el instituto; también soy socio de AULODIA, la asociación de profesores de música de primaria y secundaria de València; y estoy empeñado en difundir nuestra música tradicional porque creo, como muchas otras personas, que disponemos de un patrimonio musical y cultural inmenso, grandioso, colosal, extraordinario y casi infinito tanto en calidad como en cantidad. Por eso se me ocurrió la realización del proyecto Canta, toca i balla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Audioart Ediciones | Rafa Monllor .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Iberian Internet Bussiness.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.